Lo mas visto

lunes, 28 de septiembre de 2020

Las Plantas carnívoras no comen mamuts

 

Droseras Capensis

     Entre las plantas singularmente atractivas para los coleccionistas cultivamos plantas carnívoras, entre ellas se destaca el género droseras conocidas como rocío de sol.

     Este nombre se debe a que presentan pequeñas extremidades, como vellosidades en sus trampas, impregnadas de una sustancia pegajosa llamada mucílago.  El mucílago atrae engañosamente a los bichitos con una apariencia inofensiva como de gotitas de rocío, pero al ser pegajosa todos los pequeños que se apoyen quedarán atrapados, posteriormente la trampa realizará movimientos lentos abrazando a su presa para poder dominarla y comenzar el proceso de alimentación.

    Las plantas carnívoras se han adaptado de esta manera para su alimentación, ya que en la naturaleza viven en suelos muy pobres y han desarrollado enzimas digestivas, para tomar los nutrientes de sus presas, ya que no toman nutrientes del suelo como el común de las plantas.  

     Sin embargo, hay características del sustrato que deben ser puntualmente respetadas para las plantas carnívoras: no llevan ni un gramo de tierra, ni abono.  Requiere sustrato ácido, por esa razón se preparan en sustratos especialmente a base de turba y arena de distinto calibre y cantidad según la especie.

     Las droseras Capensis son plantas perennes, terrestres, naturales de Ciudad del Cabo, que se pueden cuidar de manera sencilla con el clima de Buenos Aires.  Después de su primer año, tienen inflorescencias con pequeñas flores que no son trampas, no cazan con las flores; se desarrollan en tallos altos atrayendo a los polinizadores para lograr la producción de miles de semillas fértiles, sin que caigan como presas en la misma planta.

     Hay varias especies de Capensis, pero una particularidad muy notable: con “pelitos rojos” la Capensis típica de flores rosadas O con “pelitos blancos” la Capensis Alba de flores blancas. Es muy simple reproducir las Capensis desde semilla.

     Tampoco tienen mal olor, tienen un aroma que solamente lo perciben los polinizadores.  Por esa razón pueden colocarse dentro de la casa (cerca de una buena entrada de luz), por ejemplo, sobre la mesada de la cocina y verán que son ¡muy útiles en el momento de cazar moscas y mosquitos!

     Un detalle para tener en cuenta con las plantas carnívoras es que únicamente deben ser regadas con agua sin cloro y desmineralizada (destilada) o de lluvia.  Conviene juntar agua de lluvia y conservarla en envases cerrados a la sombra.

     Se riegan por inmersión colocando un recipiente (tipo plato) debajo de la maceta que debe estar perforada convenientemente para ese fin, poca cantidad de agua, suficiente para hidratarla. Viven en agua permanente únicamente las carnívoras acuáticas.

     El uso de otro tipo de agua será fatal para la planta, ya que no tolera los minerales ni los abonos. 

     Un consejo: No darle de comer a las plantas carnívoras, ellas reaccionan a las vibraciones de su presa en el intento de escapar, si le colocamos “comida” no habrá reacción, para alimentarse y será como tirarle basura que entrará en descomposición contaminando nuestra planta.

     No son peligrosas, para niños ni mascotas, ni tóxicas, al contrario las droseras tienen propiedades medicinales.

     No se parecen en nada a las protagonistas de las películas como “La tiendita del Horror”, “Viaje al centro de la Tierra” o “La Era del Hielo”, o sea: ¡no comen personas, ni mamuts!

Podemos tener tranquilos nuestro jardín de plantas carnívoras en nuestro hogar.  

Artículo relacionado:   Producir Plantas carnívoras

Ya se descargaron la aplicación? pueden hacerlo desde Google PlayStore Gratis!

María Cristina Stete

www.viveromedialunita.com.ar                                                      www.steteconsultora.com