Lo mas visto

domingo, 16 de agosto de 2020

Producir plantas carnívoras


     ¡Cuando hablamos de plantas carnívoras muchas veces nos sorprendemos a nosotros mismos, hablando del criadero o describiéndolas como mascotas!  

Es la percepción que tenemos de ellas. 

     Estudiadas por Darwin desde hace muchos años, aún se siguen descubriendo nuevas especies en diferentes partes del mundo. 
     Se encuentran en la naturaleza en distintas regiones del planeta, desde zonas muy frías hasta zonas tropicales. Desde turberas, en el borde de ríos, zonas arenosas, pantanosas, entre rocas, en el agua, en las montañas a mucha altura, zonas selváticas, en valles, etc.

     Se les llama carnívoras porque aunque son vegetales, por la falta de nutrientes del suelo, como adaptación, han desarrollado trampas que atraen, atrapan, procesan y se alimentan de nutrientes provenientes de insectos y hasta pequeños animales. 
      Se nutren en forma diferente que las plantas que habitualmente tenemos, que lo hacen del suelo donde están sembradas.

Según las especies, esas trampas tienen diferente forma y sistema para cazar sus presas.



     La más popular es la Venus Atrapamoscas que tiene trampas que se disparan al contacto, otras como las Droseras tienen atractivas trampas pegajosas, que aparentan ser inofensivas gotas de rocío, otras tienen sus trampas en las raíces y se alimentan de microorganismos que se encuentran en el agua, o en el sustrato.
     Las pinguículas a simple vista no aparentan para nada ser carnívoras, se parecen más a las suculentas de un color verde brillante claro y los bichitos quedan pegados en sus hojas, las sarracenias tienen trampas tubulares, llegan a ser muy altas con el paso de los años y pueden atraer de una manera muy sutil como las de “jarro” las nepenthes, ambas pueden cazar insectos de mayor tamaño que moscas, mosquitos, tales como cucarachas, saltamontes, y hasta pequeños roedores o lagartijas.  O las cephalotus que son pequeñas y con jarros muy llamativos.



     El tamaño de las trampas y de las plantas no depende solamente de la edad, sino también de las especies que hablemos, hay desde pigmeas (droseras) hasta algunas que miden casi 1m de alto (sarracenias) o metros de largo (nepenthes). 
     Cuando son adultas, darán flores y semillas al año o después de 4, 7 o hasta 10 años.

     Decía que las podríamos considerar como mascotas, dado que, al tener movimientos muy visibles en algunos casos y otros bien notables, las vemos cazar (venus) o reaccionar ante su alimento (droseras) se mueven envolviendo la presa para “alimentarse con éxito”.


  • NO se deben sembrar en tierra, sino a base de turba y arena, sin abonos, NUNCA ya que la tierra o abonos están prohibidos para carnívoras. Recuerden que no se alimentan de nutrientes del suelo, sino de insectos.
  • Es importantísimo NO ALIMENTAR las plantas, aunque la tentación es muy grande, pero es contraproducente, porque la planta después de cazar, por vibraciones que realiza su presa en el intento de escapar, producirá sustancias para digerirla, si falta que se active ese mecanismo mecánico, no ocurrirá el proceso químico que es imprescindible, para que el insecto sea su alimento y no basura. En ese caso el insecto, estaría en descomposición contaminando la planta, con hongos y aunque no parezca, también pasa por una situación de desgaste de energía sin la compensación de nutrientes, que puede producir que esa trampa se seque.
  • Otro dato a tener en cuenta es que NO se riegan con agua de la canilla, sino con agua de lluvia o agua destilada (sin minerales) UNICAMENTE.


     El desarrollo de algunas especies como las droseras, si se produce desde semilla, mínimo requiere un año para la venta, si se hace micropropagación en laboratorio requiere menos tiempo, ese es un tema para el cual se debe estar muy preparado. Lo bueno de la producción de droseras es que el ciclo completo es el más corto comparado con otras especies, es decir tener plantas madres o abuelas, que serán de las que obtendremos las semillas para volver a sembrar. 
     Esas serán semillas frescas, ideal para tener buenos resultados en la germinación y el cultivo.

     Para armar un emprendimiento de plantas carnívoras no se necesita disponer de mucho espacio, las plantas en su mayoría son pequeñas y pueden presentarse en macetas chicas 6cm, 9cm, 12.5 cm dispuestas sobre mesas donde estarán hidratadas por debajo. Puede ser manejado por toda la familia, si está bien planificado tampoco implica demasiada tarea de mantenimiento.  

     Muchas tareas como sembrar o transplantar se pueden hacer cómodamente sentados.

     Las droseras se pueden tener como adorno en la mesada de la cocina siempre que haya buena luz, dado que no tienen olor alguno perceptible para el ser humano, no ensucian, son estéticamente bellas, tendrán flores. Y se alimentarán de los insectos como moscas, mosquitos y otros voladores.
     Por la manera de cultivar, nuestras plantas son de fácil cuidado, nuestro sistema de riego consiste en poner agua dentro de un recipiente que ponemos debajo de la maceta, con ello conserva la humedad necesaria, recién cuando está seco se vuelve a regar.  O sea, no se hará todos los días.
     Deben estar ubicadas en lugar bien iluminados, pero no al sol directo del mediodía.

     Los consejos que damos están basados en nuestra experiencia y para las plantas de nuestro cultivo. Cada cultivador debe aconsejar en forma responsable sobre el cuidado de sus productos.



María Cristina Stete
www.viveromedialunita.com.ar

Recuerden que pueden descargar de Google Play la app para estar informado en tiempo real.